Jóven manos de tijeras

betatan Mi opinión

 

 

 

…de mi soledad, de mi mundo sin vida me llevaste a conocer tus ojos, tu sonrisa. mi corazón vacío y meditabundo, aletargado por el tiempo comenzó a latir. recordé que estaba ahí cada vez más pequeño pero seguía existiendo, asfixiándome por las ansías de volver a crecer dentro me mi pecho, en el interior de mis negras vestiduras que lo aprisionaban cada día más… Solo soñé con ese día, con tus ojos puestos en mi, viendo lo que mi boca no decía entendiendo lo que nunca te diría con palabras, lo que debías descifrar en mi mirada que te buscaba sin decirlo y en el silencio perturbador de mis lágrimas que no escapaban se encontraba la respuesta a mi felicidad… tú. Tardaste en descubrir lo que era mutuo, te abrumó el recuerdo de quien no te correspondía no dejó en tí ningún vestigio de sentimientos hasta que estuve frente a ti para no volverte a ver jamás. cuándo te perdí te encontré, cuando te lloré sin lágrimas me regalaste un beso cuando solo pedía en secreto que fuéramos uno para siempre, nos unimos para decirnos adiós. En mi eterna soledad sigo, tu vida es vida, la mía es muerte. escapando en la creatividad de mi soledad que solo me hace recordarte a cada segundo. Se prisma tu rostro por las noches en el destello de las estrellas. Nunca te tuve, nunca te olvidaré, nunca es nunca pero aveces existe dentro de mi y latirás en mi corazón como yo debí haber latido en el tuyo , tu estás acá lejos de mi, pero tan cerca a la vez. Si solo me ubiese atrevido antes, si ubiese expresado lo que cautelosamente guardaban mis mejillas ardientes de pudor, si te ubiese besado cuando podíamos ser uno y no cuando ya no podíamos ser nada, estaríamos juntos por una eternidad… … pero aquí estoy, solo. …. Edward (Autora: Yiya Ortega)

 

 

 

betatanJóven manos de tijeras